abril 27, 2012

El pubis de Lola Mora


La uña de Kant
la axila de Hegel
aquella rodilla femenina de Parménides
absceso de Sócrates
una caries de Shopenhauer
ese resfriado de Faraday.

La pupila de Ravaisson
la sed de tafanarios de Sísifo
la calma de Bergson
el martillo de Maxwell.

Los pendejos de Marx
los otros pendejos de Marx.

Lágrimas de Leibniz.

El pubis de Lola Mora
su sudor hoplita.

Mameluco de saliva, la baba jóven.

Los mocos aburridos pegados en la silla de Crocce.

Un salivero en casa de Marcial

atender las inmundicias

encallar en la herida.

Sabíamos necesitar.


Daniel Battilana

2 comentarios:

AmeZerillo dijo...

necesitar es un hábito que nos muestra vulnerables; no necesitar es una negación

AmeZerillo dijo...

olvidé una necesidad: bello poema, me conmueve ver verso a verso una originalidad. Pero más me conmueve la conciencia, el darme cuenta